miércoles, 12 de enero de 2022

"Los asquerosos" de Santiago Lorenzo

 

Manuel tiene un encontronazo casual con un policía antidisturbios, al que hiere en defensa propia. Horrorizado, huye y decide ocultarse en una aldea abandonada de la vacía Castilla, para evitar una posible pena de cárcel. Sobrevive gracias a libros Austral, vegetales de los alrededores, una pequeña compra en el Lidl que le envía su tío… Y se da cuenta de que cuanto menos tiene, menos necesita.

Estamos ante un thriller estático, una versión del “Robinson Crusoe” de Daniel Defoe ambientada en la España vaciada, una redefinición del concepto «austeridad». Una historia que nos hace plantearnos si los únicos sanos son los que saben que esta sociedad está enferma.



Santiago Lorenzo (Portugalete, 1964-)

Director, productor, guionista y diseñador de escenografías cinematográficas, conocido en los últimos años por su faceta como escritor.

En 1981, cuando contaba con 17 años, se trasladó a Valladolid donde inició sus estudios artísticos y residió hasta 1985. Completó su formación académica en Madrid estudiando imagen y guion en la Universidad Complutense y dirección escénica en la Real Escuela Superior de Arte Dramático (RESAD).

En 1992, creó la productora El Lápiz de la Factoría, con la que dirigió cortometrajes como Bru, Es asunto mío, el aplaudido Manualidades, Tiberiades, Los colores del caudal y Café del Norte. El colofón a esta etapa centrada en los cortometrajes le llegó con Caracol, col, col, dirigido por Pablo Llorens y producido por el propio Santiago Lorenzo, con el que en 1995 obtuvo el Premio Goya al mejor corto de animación.

En  1999, dirigió su primer largometraje  Mamá es boba, con el que abordó el acoso escolar de un menor, un tema por entonces novedoso. La película pasará a la historia como uno de los filmes de culto de la comedia agridulce. Con ella fue nominado Premio FIPRESCI en el Festival de Cine de Londres.

En 2001 abrió, junto a Mer García Navas, Lana S.A., un taller dedicado al diseño y fabricación de escenografías y maquetas para cine, teatro y televisión.

En 2007 volvió a ponerse detrás de la cámara para dirigir su segunda y última película, Un buen día lo tiene cualquiera, una comedia centrada en la imposibilidad de encontrar un hogar.

En 2010 publicó su primera novela Los millones, uno de los libros del año con un gancho cómico y un golpe más bien trágico: a uno del GRAPO le toca la lotería primitiva; no puede cobrar el premio porque carece de DNI. Desde entonces, ha escrito Los Huerfanitos (2012), Las ganas (2014) y 9 chismes (2017), un compendio de microrrelatos, y Los asquerosos (2018), con la que obtuvo el Premio Cálamo al mejor libro del año, entre otros reconocimientos.

No hay comentarios: