viernes, 14 de octubre de 2016

“Miquiño mío. Cartas a Galdós”, de Emilia Pardo Bazán

Emilia Pardo Bazán a Benito Pérez Galdós:

«Te como un pedazo de mejilla y una guía del bigote»


“Miquiño mío” recopila las 92 fogosas cartas en las que Emilia Pardo Bazán retrató su amor a Benito Pérez Galdós.

«Ven a tomar posesión de estos aposentos escultóricos. Aquí está una buitra esperando por su pájaro bobo, por su mochuelo [...] Hay en mí una vida tan afectiva y física, que puedo sin mentir decir que soy tuya toda: toda, me has reconquistado de muchas maneras y más que nada porque nunca me habías perdido; porque te quise ayer y te querré mañana».

El sello Turner, de la mano de los especialistas Isabel Parreño y Juan Manuel Hernández, rescata ahora las epístolas que los efusivos amantes se cruzaron entre 1883 y 1915, y que salen a la luz por primera vez en conjunto en “Miquiño mío. Cartas a Galdós”.


www.lavozdegalicia.es

Emilia Pardo Bazán (La Curuña, 1851 – Madrid, 1921)

Fue una noble y aristócrata novelista, periodista, ensayista, crítica literaria, poeta, dramaturga, traductora, editora, catedrática y conferenciante española introductora del naturalismo en España. Fue una precursora en sus ideas acerca de los derechos de las mujeres y el feminismo. Reivindicó la instrucción de las mujeres como algo fundamental y dedicó una parte importante de su actuación pública a defenderlo. 

Hija de una familia gallega noble y muy pudiente de España: el conde pontificio de Pardo-Bazán, José María Pardo-Bazán y Mosquera, y Amalia María de la Rúa-Figueroa y Somoza.  Se casó a los 16 años con José Quiroga y Pérez Deza, también de familia hidalga, él tenía 19 años y todavía era estudiante de derecho. 

Pardo Bazán admira el naturalismo francés pero defiende la literatura española y su carácter castizo que considera un realismo propio. En 1883 publica La Tribuna, considerada la primera novela social y la primera novela naturalista española. El método naturalista culminó en Los pazos de Ulloa (1886-1887) su novela más famosa y la obra que la consagró como una de las grandes escritoras de la literatura española.

Impresiones de la sesión

El martes 11 de octubre, víspera de fiesta, nos reunimos por primera vez, tras el verano, los miembros de "Articularia". Con una cuantas ausencias justificadas y tras sin justificar pero comprensibles por el puente, abordamos el orden del día que teníamos para reorganizar el nuevo "año articular".
Entre Larra, Sabater, los Goytisolo, Millás y algunos más, conseguimos perfilar una listado de autores que, a gusto de los presentes, no servirá para elegir los diferentes artículos de este ciclo. Acto seguido, nos metimos de lleno en la llamativa relación que mantuvieron Emilia Pardo Bazán y Benito Pérez Galdós, como justificante para introducir el género de la correspondencia en los debates de Articularia. Nos echamos unas risas sobre lo pintoresco de la relación y alguien, entre los contertulios señaló que, dada la época de la misma, era más el ruido que las nueces.
Por último, José Mendoza se ofreció como voluntario para presentar la próxima Sesión, esta ya de trabajo serio, que versará sobre el artículo de Juan José Millás "Leer novelas fortalece el Aparato imaginario".
Y con ello, dimos por iniciado el nuevo período de Articularia...
                                                                                                 A r t i c u l a r i a
Os invitamos a aportar los comentarios que consideréis oportuno

1 comentario:

César M García dijo...

La idea de introducir la correspondencia en las sesiones aporta más enriquecimiento y variedad temática a los debates. En el caso de Emilia Pardo Bazán estas cartas revelan una personalidad única y subrayan la fuerte determinación de una mujer que vivió su amor sin cortapisas.

Que la nueva temporada del Club sea tan fructífera y amena como la anterior, ¡ánimo!